Publicado: 30 de Mayo de 2017


Hay muchos factores , a parte de los anatómicos,  que pueden ayudar a provocar la aparición de esta lesión como uso de calzado gastado o inadecuado , aumentar el entrenamiento de forma brusca, correr sobre superficies muy duras o incluso demasiado blandas o bien correr carreras con mucha pendiente, especialmente con fuerte bajadas.
 
Seguir leyendo